Etiquetas

, , , , , , ,

Autor: P. Fernando Pascual LC | Fuente: Catholic.net

La vida nos ha llenado de tareas y trabajos. El corazón siente deseos de hacer mil cosas. Para muchos, no queda tiempo para Dios.

El tiempo, es verdad, pasa sin que podamos hacer nada por detener su marcha. Pero también es verdad que el presente está en mis manos, que ahora decido qué hago, qué pienso, en estos instantes fugitivos.

Las obligaciones del trabajo, el necesario cuidado de la salud, la higiene del cuerpo, el deporte equilibrado, las distracciones sanas, la lectura de la prensa, la información que llega continuamente a las puertas de mis ojos: son ocupaciones buenas, tal vez necesarias, pero que no pueden apartarme del centro: existo porque Dios me ama, existo para llegar a Dios.

Por eso, lo mejor de mi tiempo debo destinarlo a Dios. Buscaré, entonces, unos minutos para leer su Evangelio, donde encuentro palabras de vida eterna. Participaré en los sacramentos, especialmente en la misa dominical donde me uno a Cristo desde la fe común de la Iglesia; y en el sacramento de la confesión, donde el perdón limpia mis pecados y me da fuerzas para la lucha de cada día. Rezaré, en la mañana, en la noche, en momentos fugaces en medio de las prisas de la jornada. Serviré al familiar cansado o enfermo, ayudaré al amigo desanimado, enseñaré a un compañero de trabajo las bellezas de la fe católica: lo que hago a mi hermano lo hago al mismo Cristo.

No siempre puedo hacer lo que deseo. Pero muchas veces lo que hago sale de lo más profundo de mi alma. Si mi corazón está inquieto y disperso, haré cosas que me distraigan, que ocupen mi tiempo, pero perderé el rumbo que lleva a lo bueno, a lo eterno, a lo verdadero. Si mi corazón está centrado, si he descubierto lo mucho que Dios me ama y lo mucho que ama a cada ser humano, mis deseos y mis realizaciones irán a lo único importante, me llevarán al cielo verdadero.

Dios me concede un nuevo día. Con su ayuda, con su gracia, con su amor, puedo emplear bien mi tiempo, puedo gastar mi vida para amar a Dios y a mis hermanos.

About these ads