Evangelio meditado: Domingo 27 de Noviembre de 2.016

Evangelio: San Mateo 24, 37-44
Mat 24:37 Dijo Jesús a sus discípulos: “Porque como en los días de Noé, así será la aparición del Hijo del hombre.
Mat 24:38 En los días que precedieron al diluvio comían, bebían, se casaban y se daban en casamiento, hasta el día en que entró Noé en el arca;
Mat 24:39 y no se dieron cuenta hasta que vino el diluvio y los arrebató a todos; así será a la venida del Hijo del hombre.
Mat 24:40 Entonces estarán dos en el campo: uno será tomado y otro será dejado.
Mat 24:41 Dos molerán en la muela: una será tomada y otra será dejada.
Mat 24:42 Velad, pues, porque no sabéis cuándo llegará vuestro Señor.
Mat 24:43 Pensad bien que, si el padre de familia supiera en qué vigilia vendría el ladrón, velaría y no permitiría horadar su casa.
Mat 24:44 Por eso vosotros habéis de estar preparados, porque a la hora que menos penséis vendrá el Hijo del hombre”.
Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944)
“Palabra del Señor”
“Gloria a ti Señor Jesús”

Meditación: Velad
Todo ocurrirá en el día y en la hora en que nadie espera; entonces llegará el tiempo de la siega, y la mala hierba será cortada junto al justo; y de dos que estén juntos, cada uno, por las obras de su fe en la caridad, será o dejado, o elevado. ¡No hay tiempo! No esperes a tener tiempo de rectificar tu conducta en este momento final, porque ya no habrá tiempo; el tiempo quedará parado, pasando a la hora de la Eternidad, allí donde el que no ha vivido por Dios, no vivirá con Dios.
Velad hermanos en Cristo, porque hay un destino, un Lugar donde ir, que se paga con las obras de tu fe, hoy, ahora, mientras vivas.
No quiero que te pierdas la dicha de ser de los elegidos. Total, sólo son, como máximo, 120 años; ¿no vas a dedicarlos a ganarte el Cielo? Di que sí, di que sí. Es muy poco tiempo, para no aprovecharlo en amar a Dios, en obrar por amor a Dios, en perdonar y pedir perdón, por amor a Dios.
Velad y disfrutad de la vela, porque mientras uno espera la llegada del Amor, siente anhelos de la dicha que se va a vivir después de ese día.
Sed dichosos esperando la venida de Cristo, el Salvador, el Redentor, el Amor.
P. Jesús © copyright

Fuente: evangeliomeditado

Éste es el Cordero de Dios

corderodedios

Jesús es el Cordero de Dios que como siervo sufriente y cordero inocente asume los pecados de la humanidad. Él es el verdadero cordero enviado por Dios que trae la liberación con su palabra y con su Espíritu. Destruye el pecado del mundo, esa radical cerrazón y hostilidad en que vive la humanidad frente a Dios y frente al bien. Todos nuestros pecados son reflejo de ese pecado del mundo, del que sólo Jesús puede liberarnos con la luz de su palabra y con el poder transformador del Espíritu que él posee y dona en plenitud.

Autor: Silvio José Báez, O.C.D. – Reflexión Jn. 1, 29-34

Oremos juntos

  • Concédenos, Señor, a imitación de María y por su intercesión, la gracia de descubrir la presencia salvadora de Jesús en todos los acontecimientos de nuestra vida.
  • Concédenos, Señor, la fuerza de tu Espíritu, para que podamos dar siempre testimonio del gozo de creer en Cristo y construir un mundo más justo y pacífico.
  • Te pedimos, Padre, que Jesús tu Hijo, la luz del mundo, ilumine nuestra vida para que, siguiéndolo, no caminemos en tiniebla sino que tengamos la luz de la vida.

Amén

Autor: Silvio José Báez, O.C.D.

Intenciones del Apostolado de la Oración: recopilación

ap-es

  • La familia, lugar de formación
    Para que la familia sea, cada vez más, un lugar de formación en la caridad, de crecimiento personal y de transmisión de la fe.
    Roguemos al Señor…
  • Por la unidad de los cristianos
    Para que, conscientes de la necesidad de una nueva Evangelización en esta época de profundas transformaciones, las diversas confesiones cristianas se empeñen en anunciar la Buena Nueva y en caminar hacia la plena unidad de todos los cristianos, para ofrecer así un testimonio más creíble del Evangelio.
    Roguemos al Señor…

Les doy una Buena Noticia: presentación

les20do1

Los Evangelios narran la historia, doctrina, milagros y hechos de Jesús de Nazaret. El librito de los Evangelios es, quizás, el que más ha conmovido al mundo, el que ha hecho posible que una legión de esforzados seguidores, desde los apóstoles hasta los cristianos más humildes de nuestros días, ofreciesen sus vidas en martirio por la causa del Maestro, Señor y Mesías.
¡Increíble su eficacia!

Conviene siempre distinguir entre “Evangelio” y “Evangelización”. Evangelio es la Buena Noticia, el anuncio de un acontecer de vital importancia. En este sentido podemos hablar del Evangelio del Padre, y del Evangelio del Hijo. Están unidos de modo inseparable. El Evangelio es la Buena Noticia de Dios traída por Jesús al mundo. Es anuncio gozoso de que tenemos un Dios que nos salva por medio de Jesucristo, su Hijo, y con la fuerza del Espíritu Santo. Evangelización es la proclamación de esa Buena Noticia. Cristo ha sido la Buena Noticia pero, al mismo tiempo, ha sido el gran Proclamador, el Evangelizador por excelencia. Y no sólo con sus palabras y milagros, sino con la energía de su propia vida inmolada a favor de nosotros.

Para comprender un poquito el significado de los evangelios, como parte vital de la sagrada Biblia, nos trasladamos a la mentalidad de los apóstoles elegidos por Jesús. El Maestro se fijó, para su obra magna (la Iglesia) en unos hombres poco formados, sencillos, humildes, medradores: Pedro le negó; Juan y Santiago anhelaban, con desdeño hacia sus compañeros, los primeros puestos; Mateo era un recaudador muy mal visto por el pueblo; Tomás aportó su incredulidad notable; Judas Iscariote, el que consumó la traición. El escándalo de Getsemaní, en aquella fatídica noche del jueves al viernes, y sobre todo la penosa marcha hacia el Gólgota con la muerte de Jesús en el madero y el abandono total de sus discípulos, rompen todos los esquemas de un colectivo de personas en las cuales el Señor Jesús había confiado. Y sin embargo el Jesús de la historia y Cristo de nuestra fe no lo dudó. Aquellos hombres se lanzaron por el mundo y dieron testimonio formidable del Señor.

Un último detalle: el primer evangelio que se escribió fue el de Marcos (35 años después de la muerte de Cristo). ¿Qué evangelio predicaron los apóstoles cuando salieron por el mundo? Fue el Evangelio recibido del Maestro, el Evangelio vivo, el Evangelio del Reino, el Evangelio que fueron transmitiendo de boca en boca, de comunidad a comunidad. Después vino la recopilación en los cuatro evangelios que hoy conocemos.

Que este librito llamado “Les doy una buena noticia”, sobre el Evangelios de cada día, llene nuestras vidas y nos haga comprender las excelencias de aquel singular personaje llamado Jesús que, curiosamente, es el Hijo de Dios y el orientador de nuestras vidas cristianas.

Autor: Monseñor Juan José Larrañeta O.P.

Oración para antes de leer la Sagrada Escritura

18183559-orar-manos-sobre-la-biblia-abierta-foto-de-archivo

Jesús, Maestro, que has dicho:
“Donde están dos o tres
reunidos en mi Nombre
allí estoy yo en medio de ellos”.
Quédate con nosotros,
que estamos reunidos
para meditar y comulgar
con tu Palabra.

Tú eres el Maestro y la Verdad:
ilumínanos para que
comprendamos mejor
las Sagradas Escrituras.
Tú eres el Guía y el Camino:
haz que seamos dóciles
en tu seguimiento.

Tú eres la Vida:
haz que nuestros corazones
sean la buena tierra donde
la semilla de tu Palabra produzca
frutos abundantes de santidad
y apostolado.

Jesús, Maestro,
Camino, Verdad y Vida.
Ten piedad de nosotros.

Amén

Autor: Beato Santiago Alberione – Fundador de la Familia Paulina

Nuestro octavo aniversario

mvi_9336_jpg

JeSúS AmIgO blog se creó el día 8 de Agosto del año 2008. Cumplimos 8 años junto a ustedes queridos hermanos y hermanas en la fe católica.

08/08/08 al 08/08/16 = 8 años

Agradezco de corazón a Dios Padre, Dios Hijo y Dios Espíritu Santo y a la Virgen María y a todos y cada uno de ustedes lectores de este blog en Internet para la Evangelización online.

Los invito a seguir participando con sus comentarios, oraciones y aportaciones.

¡Bendiciones Abundantes!

Valeria Fregossi
Creadora y Administradora

“Misericordina” Cuaresmal como remedio espiritual

(A partir de la propuesta del Papa Francisco del 13 de diciembre de 2013)

cuaresmamisericordia_120216

  1. Regálale a DIOS un poco de tu silencio y, Él, te dará
    abundancia de equilibrio interior y de fuerza para avanzar
    en aquello que te propongas. La oración es el termómetro
    de una fe contrastada con el Señor.
  2. Ofrécele a quien necesite, un gramo de tu paciencia,
    un minuto de tu escucha, un espacio de tu corazón. Sentirás
    que, la felicidad, se conquista con lo que más cuesta.
    El Señor siempre es paciente contigo.

  3. Lánzate a las causas que, aparentemente, sean perdidas.
    Defiende la verdad, aunque te digan que es mentira.
    Abandera la esperanza, aunque vociferen que todo está perdido.
    Mantén tu cintura cristiana, aunque te digan que eso fue
    una moda que ya pasó. Recuerda: “Todo pecador tiene un pasado”
    (Papa Francisco)

  4. Acompaña al que, por la vida, anda sin rumbo. Al que confunde
    el bien con el mal, el día con la noche, el cierzo con la brisa o la fe
    con una idea simple y acomodada. Comprobarás que, el trigo
    después de ser molido, ha de ser cribado para conseguir un pan bueno.

  5. Libera, con la llave de tu personalidad, de tu palabra oportuna
    o con tu habilidad cierta, a todo aquel que no sabe salir de la
    celda de su egoísmo o cerrazón. Te darás cuenta que las cárceles
    no existen en las periferias de las ciudades. Que hay muchos conocidos
    nuestros que, sin saberlo, se encuentran maniatados, sin libertad
    para expresarse o sin valentía para hacerlo.

  6. La ignorancia no está para denunciarla sino para instruirla.
    Jesús, con paciencia y delicadeza, supo llevar adelante a un grupo
    de 12 discípulos que no sabían –ni de cerca ni de lejos– la suerte
    que le aguardaba al Maestro y tampoco a ellos. Si Jesús no lo tuvo
    fácil, tampoco nosotros nos hemos de echar atrás por la incomprensión
    del momento. En la persistencia e insistencia está el éxito
    de muchas cosas.

  7. Las grandes necesidades no están sólo en el Tercer Mundo.
    Hay un primer mundo solitario, ennegrecido y enfrentado.
    Ayudar al necesitado es pensar y buscar quién está vacío, quien
    camina desorientado, quién es mendigo de cosas tan elementales
    como el afecto, la compañía, una palabra o un pequeño testimonio
    cristiano. Puedes ser una mano abierta ante tantos rostros cerrados.

  8. Misericordina de comprensión y no de ofensa; de alegría
    y no de amargura; de paciencia y no de nerviosismo. Son un déficit
    en un ambiente crispado, pesimista o lento para acoger al otro.
    Procura, allá donde te encuentres, ser una receta afectiva y efectiva
    ante situaciones que exigen un partir en dos el corazón que llevamos
    dentro. Por Cuaresma, en el Año Santo Jubilar de la Misericordia,
    “misericordina a domicilio” pero sin perder la denominación origen
    y el médico que la receta:
    ¡DIOS DESDE EL CIELO Y DEMOSTRADA EN LA CRUZ!

P. Javier Leoz