Reflexiones al evangelio de hoy

Posted on

REFLEXION Evangelio Juan capitulo 6, versiculos 51 al 58

UNA REFLEXION PARA NUESTRO TIEMPO

La participacion en el banquete eucaristico sigue decreciendo. Los bautizados que participan activamente de la vida sacramental disminuyen.

El pan de vida que Jesus ofrece sigue ahi. Es un pan que se parte para multiplicar el dinamismo mismo que realiza.

Quien recibe el pan de la vida, difunde la vida. La Eucaristia genera un efecto revitalizador.

Quienes nos adherimos conscientemente a Jesus, que decide entregar su vida como muerte salvadora, estamos dispuestos a vivir entregando nuestra vida para que los pequenos, los hambrientos y los ignorantes tengan vida en abundancia.

La fraccion del pan nos lanza a ser testigos y promotores de la vida plena que baja del cielo.

REFLEXION Evangelio Juan capitulo 6, versiculos 51 al 58

Comentario: Mons. Agusti Cortes i Soriano, Obispo de Sant Feliu de Llobregat (Espana)

«Yo soy el pan vivo, bajado del cielo. Si uno come de este pan, vivira para siempre»

Hoy, todo el mensaje que hemos de escuchar y vivir esta contenido en “el pan”. El capitulo sexto del Evangelio segun san Juan refiere el milagro de la multiplicacion de los panes, seguido de un gran discurso de Jesus, uno de cuyos fragmentos escuchamos hoy.

Nos interesa mucho entenderle, no solo para vivir la fiesta del “Corpus” y el sacramento de la Eucaristia, sino tambien para comprender uno de los mensajes centrales de su Evangelio.

Hay multitudes hambrientas que necesitan pan. Hay toda una humanidad abocada a la muerte y al vacio, carente de esperanza, que necesita a Jesucristo. Hay un Pueblo de Dios creyente y caminante que necesita encontrarle visiblemente para seguir viviendo de El y alcanzar la vida.

Tres clases de hambre y tres experiencias de saciedad, que corresponden a tres formas de pan: el pan material, el pan que es la persona de Jesucristo y el pan eucarístico.

Sabemos que el pan más importante es Jesucristo. Sin El no podemos vivir de ninguna manera: « Separados de mi no podeis hacer nada» (Jn 15,5). Pero El mismo quiso dar de comer al hambriento y, ademas, hizo de ello un imperativo evangelico fundamental. Seguramente pensaba que era una buena manera de revelar y verificar el amor de Dios que salva.

Pero tambien quiso hacerse accesible a nosotros en forma de pan, para que, quienes aun caminamos en la historia, permanezcamos en ese amor y alcancemos asi la vida.

Queria ante todo ensenarnos que hemos de buscarle y vivir de El; quiso demostrar su amor dando de comer al hambriento, ofreciendose asiduamente en la Eucaristia: « El que coma este pan vivira para siempre» (Jn 6,58).

San Agustin comentaba este Evangelio con frases atrevidas y plasticas: « Cuando se come a Cristo, se come la vida (…). Si, pues, os separais hasta el punto de no tomar el Cuerpo ni la Sangre del Senor, es de temer que murais».

Fuente: Winston Pauta Avila
Imagen: http://www.pastoralmedicina.cl

About these ads

Un comentario en “Reflexiones al evangelio de hoy

    Rafael Moreno Velazco escribió:
    febrero 17, 2013 en 12:52 pm

    Efectivamente, estoy hambriento, tengo más de treinta años que no me alimento del pan divino de la eucarestía y sin confesarme el mismo tiempo. Siempre he tratado de llevar una vida correcta y aunque me equivoco, vuelvo a encaminarme por ese camino que es Cristo. Estoy en un retorno divino que espero concluir con lo anhelado: la eucarestía.

Comenta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s