MISA DEL 14 de DICIEMBRE, LITURGIA DE LAS HORAS, SANTORAL Y REFLEXIONES

Posted on

DOMINGO 14

III DOMINGO DE ADVIENTO

Santos: Juan de la Cruz, doctor de la Iglesia; Nemetalah El-Hardini, presbitero, y Juan Paniagua, anacoreta. (Morado o Rosa)

ANTIFONA DE ENTRADA (Flp 4, 4. 5)

Esten siempre alegres en el Senor; se lo repito, esten alegres. El Senor esta cerca.

No se dice Gloria

ORACION COLECTA

Mira, Senor, a tu pueblo que espera con fe la fiesta del nacimiento de tu Hijo, y concedele celebrar el gran misterio de nuestra salvacion con un corazon nuevo y una inmensa alegria. Por nuestro Senor Jesucristo…

LITURGIA DE LA PALABRA

Lectura del libro del profeta Isaias: 61, 1-2. 10-11

El espiritu del Senor esta sobre mi, porque me ha ungido y me ha enviado para anunciar la buena nueva a los pobres, a curar a los de corazon quebrantado, a proclamar el perdon a los cautivos, la libertad a los prisioneros, y a pregonar el ano de gracia del Senor.

Me alegro en el Senor con toda el alma y me lleno de jubilo en mi Dios, porque me revistio con vestiduras de salvacion y me cubrio con un manto de justicia, como el novio que se pone la corona, como la novia que se adorna con sus joyas. Asi como la tierra echa sus brotes y el jardin hace germinar lo sembrado en el, asi el Senor hara brotar la justicia y la alabanza ante todas las naciones. Palabra de Dios.

Te alabamos, Senor.

El profeta sabe cual es su mision; vive en medio de un pueblo sufriente que necesita encontrar un camino hacia la libertad. Dios dara inicio a un gran ano de gracia.

R/. Mi espiritu se alegra en Dios, mi salvador.

Mi alma glorifica al Senor y mi espiritu se llena de jubilo en Dios, mi salvador, porque puso los ojos en la humildad de su esclava.

R/. Mi espiritu se alegra en Dios, mi salvador.

Desde ahora me llamaran dichosa todas las generaciones, porque ha hecho en mi grandes cosas el que todo lo puede. Santo es su nombre y su misericordia llega, de generacion en generacion, a los que lo temen. R/. Mi espiritu se alegra en Dios, mi salvador.

A los hambrientos los colmo de bienes y a los ricos los despidio sin nada. Acordandose de su misericordia, vino en ayuda de Israel, su siervo.

R/. Mi espiritu se alegra en Dios, mi salvador.

Lectura de la primera carta del apostol san Pablo a los tesalonicenses: 5, 16-24

Hermanos: Vivan siempre alegres, oren sin cesar, den gracias en toda ocasion, pues esto es lo que Dios quiere de ustedes en Cristo Jesus. No impidan la accion del Espiritu Santo, ni desprecien el don de profecia; pero sometanlo todo a prueba y quedense con lo bueno. Abstenganse de toda clase de mal. Que el Dios de la paz los santifique a ustedes en todo y que todo su ser, espiritu, alma y cuerpo, se conserve irreprochable hasta la llegada de nuestro Senor Jesucristo. El que los ha llamado es fiel y cumplira su promesa.

Palabra de Dios.

Te alabamos, Senor.

Recomendaciones diversas, todas ellas importantes. El discernimiento de espiritus, la alegria y el distanciamiento de toda maldad, son exigencias basicas para quien sigue a Cristo.

ACLAMACION (Is 61, 1, Cit. en Lc 4, 18) R/. Aleluya, aleluya.

El Espiritu del Senor esta sobre mi. Me ha enviado para anunciar la buena nueva a los pobres. R/.

Lectura Evangelio Juan capitulo 1, versiculos 6 al 8 y 19 al 28

Hubo un hombre enviado por Dios, que se llamaba Juan. Este vino como testigo, para dar testimonio de la luz, para que todos creyeran por medio de el. El no era la luz, sino testigo de la luz.

Este es el testimonio que dio Juan el Bautista, cuando los judios enviaron desde Jerusalen a unos sacerdotes y levitas para preguntarle: “¿Quien eres tu?”.

El reconocio y no nego quien era. El afirmo: “Yo no soy el Mesias”. De nuevo le preguntaron: “¿Quien eres, pues? ¿Eres Elias?”. El les respondio: “No lo soy”. “¿Eres el profeta?”. Respondio: “No”. Le dijeron:

“Entonces dinos quien eres, para poder llevar una respuesta a los que nos enviaron. ¿Que dices de ti mismo?”. Juan les contesto: “Yo soy la voz que grita en el desierto: ‘Enderecen el camino del Senor’, como anuncio el profeta Isaias”.

Los enviados, que pertenecian a la secta de los fariseos, le preguntaron: “Entonces ¿por que bautizas, si no eres el Mesias, ni Elias, ni el profeta?”. Juan les respondio: “Yo bautizo con agua, pero en medio de ustedes hay uno, al que ustedes no conocen, alguien que viene detras de mi, a quien yo no soy digno de desatarle las correas de sus sandalias”.

Esto sucedio en Betania, en la otra orilla del Jordan, donde Juan bautizaba.

Palabra del Senor.

Gloria a ti, Senor Jesus.

Juan no muestra infulas de grandeza, no se apropia de ninguno de los grandes titulos reservados a los mediadores divinos; es apenas una voz que prepara los caminos del Senor.

REFLEXION Evangelio Juan capitulo 1, versiculos 6 al 8 y 19 al 28

Testigos

El pasado miercoles 3 de diciembre tuvimos en nuestra diocesis una hermosa celebracion: la mision jesuita cumplio 50 anos de presencia en medio de nosotros. Fue una celebracion no solamente de la Compania de Jesus sino de todas las comunidades de Bachajon donde realizan su apostolado. En una gran procesion por las calles del poblado, a manera de estaciones, se fueron recogiendo testimonios de catequistas y ancianos que en medio de anoranza y anecdotas, narraban como vieron llegar la palabra de Dios a sus comunidades y cual ha sido su camino. Cada zona o region tiene sus propios recuerdos y todos hablan de testigos, no solo de los sacerdotes, las hermanas y hermanos religiosos que han caminado incansablemente por toda la region, sino tambien unen los maravillosos ejemplos de los catequistas que infatigablemente dan su testimonio en medio de sus comunidades. “El mas grande regalo que me ha dado la mision fue convertirme en testigo de Cristo, de su vida y su mision” me comentaba uno de los catequistas.

Testigo de la luz

En la celebracion de este domingo se nos presenta a Juan Bautista como el “testigo de la luz” que recoge las palabras de esperanza y jubilo anunciadas por Isaías (1ª lectura) y despues confirmadas como una realidad en el salmo que proclamamos. En las orillas del rio Jordan se respira entusiasmo y novedad porque el Mesias Salvador llega, se hace ya presente. El que tenia que venir ya esta aqui. Hay que descubrir las senales e indicadores de su presencia. La luz todo lo transforma, la luz todo lo ilumina, aunque las cosas sigan estando donde mismo, aunque parezcan los problemas seguir adelante, bajo la luz todo es diferente. Y Juan se nos presenta este dia como testigo de la luz. Sorprende a sus oyentes que bajan desorientados hacia el Jordan. Sus palabras son novedosas y hasta sacerdotes y levitas se interesan en lo que dice, envian emisarios para despejar sus dudas y temores.

¿Quien eres tu?

Es muy importante la primera pregunta que le hacen a este testigo: “¿Quien eres tu?”, porque es fundamental saber quienes somos en realidad y cual es nuestra mision en este mundo. Aunque quizas rara vez nos planteamos esta cuestion en profundidad. Vivimos mas preocupados por lo que tenemos o dejamos de tener que por lo que somos. Se vive mas de apariencias que de realidad. A Juan Bautista no le interesan las apariencias. Las primeras preguntas de los entrevistadores quieren encuadrarle y hasta ponerle etiquetas que a cualquier israelita hubieran llenado de sano orgullo. Pero el responde un rotundo no, no quiere honores ni atribuirse falsas identidades. No es el Mesias, no es Elias, no es el profeta. Su gozo y su figura no nacen de su posicion eminente, sino porque viene el que va a llevar a plenitud el Reino. Sus “no”, repetidos y rotundos son profeticos en un mundo como el nuestro que valora tanto la realizacion personal, el proyecto propio y la autosuficiencia. Podria haber dicho de si que era el mayor de los profetas, incluso el mas grande de los nacidos de mujer. Podria haber dicho que era otro Elias, que tenia su espiritu. Podria haber dicho que su nombre era Juan… Pero el “solamente” era testigo.

Voz que grita

Nada hay mas volatil y efímero que la voz, en un momento suena y un segundo despues se pierde su sonido. Sin embargo no hay nada mas valioso que una palabra. La palabra comunica, da vida, enriquece, conforta y alienta. La palabra descubre la verdad o la mentira, la palabra construye o destruye. Pero Juan no es una voz cualquiera. Un testigo no es una voz que se adormece o que tiembla ante el mal. Es una voz que grita, que se hace oir, que llama la atencion incluso a las autoridades de Jerusalen que tienen que enviar emisarios a indagar que esta diciendo esa voz y de quien es esa voz. Una voz que se revela ante la injusticia y que grita en medio de la indiferencia para anunciar al que esta por venir. Una voz que no le importa ahogarse en el desierto porque esta proclamando su verdad y no esta al pendiente de quien la escucha o quien la critica para amoldarse a su auditorio. Es un grito desgarrador y realista que se enfrenta a un ambiente sordo, opaco e indiferente. Es una voz valiente y sincera que se convierte en portavoz de los que estan perdiendo la esperanza, de los que no tienen ilusion. Una voz que nos senala a quien es el mas importante y el unico valioso y nos indica las condiciones necesarias para recibirlo. “Enderecen el camino por que llega alguien mas grande que yo”

Testigos

Hoy se necesitan testigos. Testigos de la verdad, de la luz, de la justicia, de la solidaridad, de la paz, de la alegria, del Evangelio, de Cristo, de Dios. Testigos firmes que no se doblen ante las dificultades o ante las promesas y los halagos. Testigos creibles y responsables que hablen mas con sus obras que con sus palabras. Testigos que sean una voz que anuncia buena nueva en medio de tantas falsedades. Testigos de la luz en medio de tanta oscuridad que nos ahoga y desanima. Testigos de Cristo. Juan es testigo y nos ensena a ser testigos, coherentes, claros y valientes. Ante las incriminaciones sobre la razon de su bautismo, Juan anade nuevas aclaraciones sobre su persona y su mision: el bautismo de agua es un bautismo purificador, si se quiere externo, pero quien vendra traera un bautismo que purificara a todo el ser humano y ante el cual el bautismo de Juan es solo anticipo.

Ante la figura de Juan en este tiempo de adviento me saltan mil preguntas sobre mi propia persona y sobre nuestra Iglesia: ¿Quien soy y que digo de mismo? ¿En donde pongo mis valores? ¿De quien soy testigo y que estoy proclamando? Es Adviento tiempo de anunciar a Jesus ¿Como lo estoy haciendo? ¿Donde lo proclamo?

Padre Bueno, mira al pueblo que entre tantas voces y tanto ruido ha perdido la esperanza, concedele descubrir en su dolor y miseria, la luz verdadera de la cual Juan bautista es testigo y asi celebrar el gran misterio de la Navidad con un corazon nuevo y una inmensa alegria. Amen

Credo

Creo en un solo Dios,

Padre Todopoderoso,

Creador del cielo y de la tierra,

de todo lo visible y lo invisible.

Creo en un Solo Senor Jesucristo,

Hijo unico de Dios,

nacido del Padre antes de todos los siglos:

Dios de Dios, Luz de Luz,

Dios verdadero de Dios verdadero,

engendrado, no creado,

de la misma naturaleza del Padre,

por quien todo fue hecho;

que por nosotros los hombres, bajo del cielo,

y por obra del Espiritu Santo

se encarno de Maria la Virgen, y se hizo hombre;

y por nuestra causa fue crucificado

en tiempos de Poncio Pilato,

padecio y fue sepultado,

y resucito al tercer dia, segun las Escrituras,

y subio al cielo, y esta sentado a la derecha del Padre;

y de nuevo vendra con gloria

para juzgar vivos y muertos,

y su reino no tendra fin.

Creo en el Espiritu Santo, Senor y dador de vida,

que procede del Padre y del Hijo

que con el Padre y el Hijo

recibe una misma adoracion y gloria,

y que hablo por los profetas.

Creo en la Iglesia,

que es una, santa, catolica y apostolica.

Confieso que hay un solo bautismo

para el perdon de los pecados.

Espero la resurreccion de los muertos

y la vida del mundo futuro.

Amen.

ORACION SOBRE LAS OFRENDAS

Te pedimos, Senor, que este sacrificio, signo de nuestra total entrega a ti, te sea ofrecido siempre para que realice la intencion que tuviste al instituir este sacramento, y lleve a cabo plenamente en nosotros tu salvacion. Por Jesucristo, nuestro Senor.

Prefacio l/A o 1B de Adviento

ANTIFONA DE LA COMUNION (Is 35, 4)

He aqui que vendra nuestro Salvador, ya no tengan miedo.

C. Fieles a la recomendacion del Salvador y siguiendo su divina ensenanza, nos atrevemos a decir:

T. Padre nuestro, que estas en el cielo, santificado sea tu nombre; venga a nosotros tu reino; hagase tu voluntad en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de cada dia; perdona nuestras ofensas, como tambien nosotros perdonamos a los que nos ofenden; no nos dejes caer en la tentacion y libranos del mal.

C. Libranos de todos los males, Senor, y concedenos la paz en nuestros dias, para que, ayudados por tu misericordia, vivamos siempre libres de pecado y protegidos de toda perturbacion, mientras esperamos la gloriosa venida de nuestro Salvador, Jesucristo.

T. Tuyo es el reino, tuyo el poder y la gloria, por siempre, Senor.

C. Senor Jesucristo, que dijiste a tus apostoles: “La paz les dejo, mi paz les doy”, no tengas en cuenta nuestros pecados, sino la fe de tu Iglesia y, conforme a tu palabra, concedele la paz y la unidad. Tu, que vives y reinas por los siglos de los siglos.

T. Amen.

C. La paz del Senor este siempre con ustedes.

T. Y con tu espiritu.

C. Dense fraternalmente la paz.

Y todos, segun la costumbre del lugar, se intercambian un signo de paz, de comunion y de caridad. Durante la fraccion del pan se canta o se dice:

C. Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo.

T. Ten piedad de nosotros.

C. Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo.

T. Ten piedad de nosotros.

C. Cordero Dios, que quitas el pecado del mundo.

T. Danos la paz.

C. Este es el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo. Dichosos los invitados a la cena del Senor.

T. Senor, no soy digno de que entres en mi casa, pero una Palabra tuya bastara para sanarme.

Antifona de la comunion 5

Si no hay canto, se dice la antifona de la comunion.

C. El Cuerpo de Cristo.

El que ya a comulgar responde:

Amen.

ORACION DESPUES DE LA COMUNION

Que esta Eucaristia nos purifique, Senor, de toda mancha y nos prepare asi a celebrar dignamente la Navidad ya proxima. Por Jesucristo, nuestro Senor.

RITO DE CONCLUSION

C. El Senor este con ustedes.

T. Y con tu espiritu.

C. La bendicion de Dios todopoderoso, Padre, Hijo y Espiritu Santo, descienda sobre ustedes.

T. Amen.

C. Pueden ir en paz.

T. Demos gracias a Dios.

OTRAS REFLEXIONES DEL EVANGELIO DE HOY

REFLEXION Evangelio Juan capitulo 1, versiculos 6 al 8 y 19 al 28

UNA REFLEXION PARA NUESTRO TIEMPO.- La gente verdaderamente grande vive su fe y su vida de forma sencilla. Los titulos honorificos, las carreras eclesiasticas y todas las vanidades de la vida no le significan nada importante. Juan Bautista fue un hombre humanamente importante; le bastaba proclamar su palabra y congregaba multitudes de todos los estratos y clases sociales de Israel. Tenia al pueblo en sus manos. Sin embargo, no sufrio la embriaguez de la gloria humana. Su ascetica existencia y su vida de oracion lo mantuvieron como un profeta ecuanime. El fue una voz que preparo el camino a una figura verdaderamente importante que vendria detras de el. ¡Cuanto bien nos haria vivir la vida con la sencillez y la humildad de este profeta!

About these ads

Comenta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s