Oración del voluntario de radio María

Posted on Actualizado enn

Oración del voluntario de radio María

Virgen María, Madre del Salvador y Madre nuestra, te agradecemos por llamarnos a ser tus instrumentos en la gran misión que tienes para todos los tiempos: ¡Llevar a Cristo, tu Hijo, al corazón de los hombres!

Haz de nosotros tus instrumentos, humildes, sencillos y siempre dispuestos a escuchar y a servir a nuestros hermanos, en especial a los más necesitados de tu presencia maternal y de la gracia de Tu Hijo Jesucristo, “Camino, Verdad y Vida”

María, a ti te quiero servir con generosidad y alegría, con espíritu de entrega y audacia en la misión de Radio María, para llevar a todos los rincones de nuestra Patria la Buena Nueva de Cristo, nuestro Salvador.

Amén

Imagen: radiomariawashington.blogspot.com 

Oración luego de las vacaciones

Posted on

Oración luego de las vacaciones
Regreso de las vacaciones

Es el día del reencuentro Jesús,
y hemos venido todos contentos.
¡Qué bueno es estar juntos otra vez!
Hoy queremos unir de nuevo nuestras manos.

Jesús, no queremos ser gota de agua sino mar.
Jesús, queremos ser playa y no granito de arena.
Jesús, queremos ser bandada y no ave solitaria.

Te damos gracias porque tú estás en medio de nosotros.
Te damos gracias por todo lo vivido en vacaciones.
Te damos gracias porque Tú nos haces grupo.

Jesús, nadie quiere ir solo a Tu encuentro.
Jesús, ¡qué bueno es tener este grupo de amigos!
Jesús, hoy queremos estar cerca tuyo.

Mañana, después y al día siguiente
queremos juntos caminar contigo.

Libro: “Hacia el encuentro que libera”
Imagen: monaguillosdelaasuncion.wordpress.com

Una pareja feliz: comentario

Posted on

Una pareja feliz comentario
Matrimonio feliz

No hay duda de que existen parejas felices en la tierra, donde cada uno trata de hacer todo el bien posible al otro, parejas que mantienen como valores válidos: la fidelidad, el mutuo aprecio, la comprensión, la tolerancia, y tratan de vivir el ideal de Jesús de Nazaret. Sin embargo, hay signos preocupantes en nuestra sociedad que atentan contra la familia cristiana: la creciente demanda de una libertad sexual sin límites, el aumento de madres solteras, la disminución del número de hijos, el hedonismo, el relativismo y la indiferencia religiosa, tratan de corroer el matrimonio.

La convivencia bajo el mismo techo no es fácil. Se necesita mucho tiempo de reajuste, adaptación, comprensión y mucho derroche de amor.

Los primeros años de la vida matrimonial son importantes, porque en ellos se inicia y se consolida la comunicación en la pareja, surgen lo que en psicología se llama “patrones de comportamiento“.

En 1981, el 26% de las demandas de divorcio en EE.UU. estaban formuladas en los dos primeros años de matrimonio. Y es que algo no marcha en nuestros matrimonios: nacen las sospechas, las desconfianzas y los celos.

Es necesario aprender a comunicarse para poder decir de veras lo que se siente y poder escuchar al otro desinteresadamente. Los psicólogos nos hablan de que en toda convivencia suelen darse estos dos fenómenos grupales: zonas de cerrazón y capas de filtración. Puede ocurrir que nuestra relación con el otro dependa de una relación imaginaria, no real, sino falsificada o distorsionada. A falta de una buena comunicación surge el distanciamiento, bien sea éste rápido o lento.

La familia tiene la misión de ser cada vez más lo que es, es decir, comunidad de vida y amor. El Concilio Vaticano II utiliza la expresión “íntima comunidad de vida y amor conyugal” para designar al matrimonio. El amor es el motor de toda comunión y el único ambiente adecuado, para que la familia pueda “vivir, crecer y perfeccionarse como comunidad de personas”.

Para que haya una comunidad de amor hay que vivir el amor como una competencia, donde haya disculpas por los fallos y se prodiguen alabanzas por las buenas obras. Es una de las mejores maneras de promover la comunicación y así ser una pareja feliz.

——-

Autor: Eusebio Gómez Navarro, OCD
Foto: analisisdigital.org